lunes, noviembre 10, 2008


Me gusta antes de dormir sentir el calor de su cuerpo y de sus pies. Cuando estoy preocupada me acaricia la cabeza y me siento mas tranquila.

Hace unos años tenía tantos problemas para dormir, en la noche demasiado temprano, en la mañana, demasiado frío, demasiados nervios, demasiado espacio.

Pasé muchos meses durmiendo 2 o 3 horas diarias simplemente porque el cuerpo no quería dormirse.

Se me despostillan los dientes de la ansiedad y eso es malo y caro.

Es bonito sentirte en la noche, no se que haría si no estuvieras aqui.

2 comentarios:

Ernesto Cortés dijo...

hola

vine a dar acá por azar, digamos, y me quedé un buen rato leyendo. tanto en letra como imagen es toda una delicia este blog... un placer.

lovespitlove dijo...

que comentario mas bello, me gusta que haya quien disfrute estas cositas :) me fui a dar un paseo a tu blog pero me doy cuenta que tienes un chingo jajajaja así que necesitaré de mas tiempo jajajaja. Un saludo!