martes, febrero 26, 2008

hay unas arañitas que tienen una parte trasera en forma de trompo, cuando era pequeña les llamaba arañas Malalas por el parecido que le encontraba con su cabello.
alguna vez viendo "la historia sin fin" muy emocionada le dije que se parecía al duende nocturno, ella muy ofendida dejó de hablarme todo ese día y son de esas anécdotas de las que los tíos se siguen riendo hasta estos días.
Malala es muy guapa y es coqueta aunque ella dice que su cuerpo ha cambiado mucho, no conocí a Malala cuando era jóven pero era reina de belleza en el hospital y a mi abuelo siempre le ofrecían cosas a cambio por ella. A Malala le ofendían mucho las comparaciones con duendes y arañas porque era conciente de semejante belleza y hasta la fecha todos los que la rodean también lo son. todos los días sus joyas convinan con su ropa y sus pies son incapaces de andar sin tacones, incluso sus chanclas de dormir los tienen. cuando voy a su casa siempre le molestaba que no llevaba pijama y me dormía en pantalones de mezclilla, por darle gusto hace dos años le dije que me prestara una pijama si la hacía tan feliz, ella muy gustosa me dio una de satén roja de esas brillositas como de señora. mi mamá se rió mucho, incluso yo misma me reí tanto que cada año sigue la pijama brillosa esperandome en su casa.

2 comentarios:

Lilu dijo...

siempre he querido tener una de esas pijamas... para resbalarme en mi misma mientras doy vueltas al dormir, he soñado que ha de ser mejor que el contacto con otra piel... pero asi soy siempre de exagerada n_n

lovespitlove dijo...

jajajajajaja es una imagen muy divertida eso de resvalarse dentro de una pijama, seguro en las pijamas sexys debe de ser mas difícil, son tan pequeñitas