domingo, febrero 24, 2008

llegó una mujer al pueblo que usaba exóticos sombreros y faldas largas, mi mamá decía que le impactaba el aura europea que exalaba esta mujer. le apasionaba el arte y era naturalmente surrealista (creo yo como todos los mexicanos lo somos) y con ese mismo exotismo aplicado a sus colores y a sus temas.
hizo toda suerte de clases, desde cursos de verano hasta clases de francés e inglés en la escuela, dicen que no tenía un control tan bueno de la gramática pero le ponía ese algo a sus clases que hacía que lo recordaras todo muy bien, que te enamoraras de lo que ella estaba tratando de enseñarte.
un día ella regresó a europa y dejó en el pueblo a sus tres hijas que durante esos tres meses liderearon su propia vida como si tuvieran 18 años, cuando ella regresó decidió que ya no quería ser mas líder, ni mas trabajadora y que había pasado casi toda la vida luchando, en la escuela le habían dicho que historia del arte no servía para nada, que las clases que ella daba eran solo para relajar a los niños después del recreo y que no tenía necesidad de profundizar en cosas pesadas como el arte.

la semana pasada hablaba de ella con una de sus hijas, el mujerón que ella tenía de madre y las cosas que había hecho en el pueblo, de las cuales probablemente ni ella tenía plena conciencia.

1 comentario:

Pikgu dijo...

wow con tus diseños, estan pocamadre.