viernes, octubre 02, 2009




imagen: Weston Takeshi Teruya


Fue a principios de la tarde un vigilante a la casa con una carpeta blanca llena de fotos de niños, se detuvo en una en especial. Era un niño gordito muy moreno, mi mamá piensa que podría ser de un estrato bajo dice, "tiene una apariencia común y corriente." Tendrá entre unos 14 y 15 años. Ese día fue cuando nos dieron un nombre. Pedro Ventura Morales se llama este niño que nos mira desde la carpeta blanca. Esa carpeta resultó ser el registro de todos los crímenes que han sucedido en este lugar a lo largo de este año.

Parece ser que Pedro Ventura ya llevaba una larga lista de aventuras delictivas, que se ha metido a muchísimas casas a robar antes que la nuestra, que ha robado coches, y ha hecho de todo, a los quince años, tan solo. Su papá dicen que se llama Federico Ventura y que es arquitecto, pero cuando decidí buscarlo en Internet no encontré nada de este misterioso hombre, sé que no es arquitecto, este hombre no existe, ni en la guía telefónica ni en ningún documento público a diferencia del niño, del cual no encontré gran cosa, no tenía facebook, hi5, ni participaba en alguna actividad propia de su edad, solo una cosa. Supe que le gustaba el futbol y que le iba a las Águilas, que estaba registrado en una red de fans de ese equipo. Deseaba tanto hablar con él, nunca supe que le diría pero quería que me escuchara, a su vez, deseaba escucharlo a él también, deseaba saber quién era, porqué era lo que era. Seguro había puesto mis expectativas demasiado altas, Pedro Ventura era un niño con la sangre fría de cualquier adulto, que se sabía su rutina de los fines de semana o las vacaciones mejor que nadie, que no estaba inscrito en ninguna escuela ni tenía actividades sociales, este niño era un delincuente hecho y derecho con tan solo 15 años.

Dicen que cuando lo detuvieron le preguntaron que ¿porqué lo había hecho?, a lo que contestó que “para pagar su colegiatura”.

No hay comentarios.: