domingo, septiembre 06, 2009


Iba rumbo al metro con la reproducción aleatoria, no se cuando pero de repente me vi transportada a un lugar donde no quería estar.
La nostalgia se me manifiesta en el estómago de forma rara, literalmente ganas de vomitar.

Uno debe de tener cuidado con las cosas que dejas pasar a tu mente, leí que los sentimientos son esclavos de los pensamientos, y que uno es esclavo de sus sentimientos así que a su vez dependemos de lo que pensamos y no hay cosa menos zen que la mente, cuidadito.

A veces tengo un corazón tan permeable de los sentimientos ajenos que es complicado evitar contagiarme de ellos. Galletas iba en la prepa a contarme sus problemas y al final del día me sentía tan pesada que sabía que Galletas gustaba de depositar sus sentimientos negativos en mi y yo gustosa los aceptaba, recientemente pienso, que debí haber puesto mas trabas.

Ahora cuando la ciudadana R llora, evito correr a abrazarla porque creo que en parte es manifestar cierta compasión, cuando la gente llora prefiero hacerla reir, pienso que si toda esa gente podía depositar sus sentimientos en mi, debía de haber alguna manera de depositar mis sentimientos en ellos, así, pienso, probablemente hubiera sido mas sano conectar a alguien que sufre con tu alegría a conectarte con su tristeza.

A veces funciona.

No hay comentarios.: