miércoles, febrero 06, 2008


comienzo a experimentar con fuerza la nostalgia por el paisaje y la naturaleza, despertar una hora antes de lo necesario por el simple placer de contemplar un amanecer anaranjado y sangre, una luna friedrichiana y a todos los sonámbulos que viajan en el tren, uno debe establecer un vinculo muy raro cuando te le duermes en el hombro a un extraño. en esta casa no hay nada, ni sartenes ni gatitos extraños. es de las primeras veces que si hay una inmensa ventana que me hace proporcionalmente feliz. a veces me veo a mi misma sacando recuerdos desagradables como si fueran tarjetas de un directorio telefonico, javi javi javi javi, el nombre me hace temblar.

2 comentarios:

Achita dijo...

si olvidamos ese nombre, dejams de temblar... no vale la pena recordar cosas desagradables! tienes q ver lo q te rodea ahora!

Sabes q tenems en común? la distancia!! ninguna d las dos tamos en barcelona capital, digams q somos de pueblos locos jiji...más exucusa para tardar tiempo en vernos??

Te quiero y te extraño :(

lovespitlove dijo...

que bonito comment, yo tambien te extraño! este año me perdí las fiestas de san loco