miércoles, mayo 06, 2009

El libro del odio




Ha escogido mal o tal vez ha escogido demasiado bien y encuentra un hombre que no mira en su cuerpo y tampoco en su cabeza es alguien tan frágil y roto por dentro. Igual que ella.
Dice que lo deja, pero siempre se queda ahí. Él grita todo el tiempo y ella pide disculpas, pensarías que ella es la víctima, porque llora bajo ese preciso árbol todas las tardes... La verdad es que es feliz y lo entiendes después de muchísimos años.
Aprendí que odia los gritos.

Cómo habría sido hasta entonces la televisión que salió una oleada de mujeres preparadas para cazar esposo en la universidad, dicen cosas con toda la seguridad del mundo sobre sus lenguas, como que la viudez es para siempre y que uno no puede bailar solo, que una pulsera en el tobillo es de prostituta, mujer pública en francés.
Tanta gente que se ha casado sin saber a qué jugaba.
Aprendí que odia los estatutos empíricos.

Muchas noches se repite una pesadilla y son sus ojos clavados en la espalda, con la mirada perenne y cargada de un gélido tinte vacío. Los niños corren por toda suerte de paisajes pero aunque fuera tierra, aire o agua no hay escape y aunque uno se imagine escondites secretos, las pesadillas siempre vuelven.
Descubrí que odia el miedo.


El tiempo esta lleno de pequeñas y grandes crisis. Había un señor bigotón y ambicioso que le hubiera robado la cartera hasta a su madre. Le robó la cartera a todo un país (exceptuando a sus amigos). Para todos los demás el mundo se quedó un poquito mas hostil de lo habitual, entonces todo se convirtió en incertidumbre. Desde el día que sus papás tiraron el coche en un barranco para nunca regresar, descubrió que le da miedo el futuro, las crisis hacen un inexplicable bucle mental entre muerte, silencio y futuro.
Sé que odia adoptar bucles viciosos.

*Cuando Bryan Molko se pinta las cejas se convierte en un travesti barato, pero cuando se corta el pelo estilo Amelié y toma un poco mas de tiempo en su maquillaje podría ser un hombre o una mujer muy bellos... Ser ambos al mismo tiempo suena complejo.
A nosotras se nos llenan las caderas de grasa, nos crecen grandes bolas por todas partes y en este tránsito a su vez hay unas cuantas afirmaciones contradictorias, pues las bolas no siempre son benignas ni placenteras, solo en determinados lugares, además de que Bryan Molko existe y sabe maquillarse y de repente tienes que ser un hombre y una mujer bellos, pero tener muchas bolas en los lugares indicados, pues eres una pieza de carne y serás digno mientras mas caro alguien te compre.
Odia tanto a Bryan Molko.

*Había un botecito transparente con olor a calcetín usado en su interior. Se decía que dentro estaba el secreto de la felicidad eterna y que las feromonas tenían olor a vestidor de caballero.
Guardaba el botecito esperando que saliera el genio de las respuestas algún día, pero esa vez de la rueda de la fortuna y el vocalista de la novia fea, robaste el botecito y lo escondiste entre tus pertenencias para luego tomarle fotos a tus pechos y subirlas a internet, me diste lástima, porque estabas en ese mismo lugar donde nadie te ama y tú los amas a todos y a cualquiera... ¿Quién demonios te ha educado?.
Odia tanto esa hambruna colectiva por aceptación.


*Se apareció el wey que ya no tiene dedos de los pies. Entonces era guapo, tenía dedos y se peinaba con gel y para atrás. Lo amabas como ama un niño las cosas del mundo cuando le asombran por primera vez. Todas teníamos tanta hambre y nos acercamos e intentamos buscarlo y provocarle sin reparar en tu rostro. Dijiste “Hoy te odio” sin pronunciar ni una sola palabra más de regreso, nunca más se volvió a mencionar el tema.
Puedo ver que odia arrastrarse como perro desnutrido, puedo ver.


*No medía mas de metro cincuenta pero amaba ir a las corridas de toros con su papá. Estaba conmigo cuando me gustaba jugar con el cabello y destruir las cosas públicas. Un día te fuiste porque la niña de los patines te hizo ojitos. ¿Porqué uno aprende a relacionar los sucesos catastróficos con alguna parte del cuerpo?.
Nunca supe el porqué odia que le miren de espaldas.



Practica su doctrina con implacable religiosidad mientras mimetiza el vuelo de un mayate alrededor de las canchas de basket ball, sus piernas son dos agujas afiladas, su cabello esponja marina. No hay nada en su cabeza, su corazón inundado de lluvia, el estómago vacío. ¿Quién te hizo esto?
Odia la envidia malsana.


“No se pueden poseer afirmaciones ciertas de lo que es y lo que no es la belleza” debería de ser un mandamiento o una ley universal, y si se propagara con inteligente propaganda, se podrían utilizar zapatos deportivos con falda larga sin llevar culpa, se usarían todos los colores arbitrariamente, se expondrían las caras, los cuerpos y las pieles orgullosos en todo momento. Esos pequeños discursitos de la belleza interior exhiben una tibieza e hipocresía insultantes. Vives aqui, y puede ser que puedas vender tu cuerpo por piezas o fragmentado, pero no me digas que la especie es noble ni me hables de valores flotantes y limpios porque entonces sabría que has visto Dawson’s Creek por mucho tiempo más sin prestar demasiada atención.
Odia los consuelos de ciencia ficción.


En los últimos años le cuenta cosas que no debería contarle y de repente la intimidad es tan tóxica que se entera que él las prefiere rubias, que le gustan las tangas en lugares públicos y que todos sus amigos adoran probar cosas con prostitutas. Sin querer, le ha cambiado tanto su opinión acerca del amor pues le tiene miedo a todo y a todos.
Mientras que él la disfraza de princesa, ella solo la contempla un poco triste, hay una cierta sensación enajenante en su actitud, tú que eras tan digna piensa...
No quieres, pero a veces odias la piel desnuda.


Hay un campamento de colchones y ronquidos en la sala. Encuentra sus feos pies estáticos a su lado, se levanta. Se convierte en el cerdo que admira en todas sus películas pornográficas sin mensionar que la noche anterior se transformaba en Shiva en el cuerpo de Roxana. Creía que a veces el amor era un templo cargado de espuma. Sus manos rápidas y frías no parecían contener nada de eso.
Nunca más volverás a ser vulnerable, lo odias.


Entre las tres se llevan todas esas aves que ella había creado desde que era apenas una píldora y las muestran al artista prepotente que sale en los libros de historia del arte. Sus palabras son lechosas y blandas y burbujean constantemente mientras va vomitando estupidez. El surrealismo ya esta muerto, afirma seguro y con el culo respingando en su sucio banco, blo blo blo blo, lo abstracto es lo de hoy blo blo blo blo, ojojojojo uno cree que Van Gogh es la onda pero uf, que desfasada vas. Y rompe incompasivo frágiles gansos de fieltro color crema... Regresa con el corazón roto y el asco en la garganta.
Decidió que el arte apesta y que también lo odia.


Pasaron muchos días y los mares no paraban de fluir apresurados a través de sus ojos, su nariz o cualquier orificio facial. Se acostumbró a lavarse los dientes berreando, bañarse berreando, comer berreando y en aquel examen muchos días después cuando ya ni advertía que seguía berreando, mientras pensaba en el triste contraste entre las viejas calles de Florencia la clásica y los peseros de la ciudad de México, el profesor la miraba con recta desaprobación. “Debió haber estudiado más para el exámen en lugar de recurrir a lloriqueos”, le comentó a su familia a la hora de la comida.
La gente no entiende nada, odias los juicios gratuitos.


Regresó en el autobus de media noche con su traje en una bolsa, inmediatamente miró los pequeños pies dentro de las pantuflas diminutas, hola y hola de regreso, solo eso. En secreto le habías escrito una carta, que comenzaba con un “te regale algo bonito, como un sonido de cuerda de violín o el principio de un baile sencillo”, pero nunca se la diste, pensabas que simplemente él no merecía saberlo.
Pensaba que los odiabas a todos pero solo lo odiabas a él.


En el cine que esta cerca del mar utilizan un producto limpiador con un olor muy característico. Odias cuando no hay nadie cerca y cuando te sientes sola acudes automáticamente a la película de los vampiros con pistola porque esta cerca de tu casa, este olor es como huele la soledad.
Odias la soledad, pero del odio al amor hay un paso.


Hay una época del año en que la gente decide visitar a su gente querida. Vinieron ellos dos y todos dormimos en ese frío cuarto de piso de duela, la anoréxica del cuarto de al lado huyó a su pisito del Masnou, cuando regresó, descubrió que en el cuarto que había alquilado la estructura de la cama se había deformado a semejanza de una hamaca.
Odiaba tanta gente dentro de su casa.


Y cuando sentías que habías perdonado a todos los hombres que te habían hecho daño solo porque este cocinaba buena pasta y usaba cortes de cabello poco usuales, se va enamorando por internet de una señorita de frases ingeniosas. A pesar de todo te dice que te quiere como a una hermana pero se divierte con tu cuerpo como si fuera su jardín de juegos, ¿dónde esta tu voluntad?.
Odias amar como amas



Tengo que ponerme mi mejor disfraz de mujer promedio, les hablo de mis puntos débiles, odio mis brazos y mis muslos y todo mi cuerpo es como una bomba de relojería esperando paciente. “Lo que necesitas es aprender a amarte” y lo dice con su disfraz de mujer-que-no-ve-películas-cursis puesto.
Tú no entiendes nada, pero sonrío. Y después decido que quiero hacer un libro que hable del odio, un libro de autodestrucción sería más honesto que un libro de auto ayuda. Es imposible que alguien se ame todo el tiempo, que todo el día este repitiéndose cosas lindas y a pesar de todo finja no amar las películas cursis, entonces también pecaría de narcisista y a su vez no sería otra cosa que otro disfraz. Nadie habla de esto porque una persona que no alcanza su plenitud como individuo, profesional y sentimentalmente es considerada una persona fracasada y el fracaso en nuestra sociedad no es bien visto... Quiero hacer una oda al fracaso, una oda a la zancadilla y al abismo, tal vez en nuestros pequeños defectos, en nuestros momentos de mayor frustración y debilidad, cuando sacamos las heridas de guerra a orearse un poco, es cuando somos mas humanos y sobre todo, mas humildes.

3 comentarios:

Mojik dijo...

sabes.....aller en la peda les comente de tu proyecto ese de las primeras cogederas!!!!!....y nos surgio la idea pendeja de crear un libro con ilustraciones asi donde cada persona relatara como fue su primer Sexo-Oral!!.....neta que es otro paso para el hombre y para la relacion!!!....una mamada resuelve todos los problemas del mundo!!!,jajajjjajjaXD






















posd: Logico es una pendejada.....pero no entendi muy bien tu texto y queria decirte algomil!!! :)

Peter dijo...

Excelente lo que escribes,en especial los odios, me ha gustado mucho tu blog.

lovespitlove dijo...

Mojik
jajajaja que risa tu reflexión. Ojalá las cosas se arreglaran así de fácil de verdad jaja...

El texto no es muy complicado de entender si me conoces, esta medio maquillado pero todas son pequeñas anécdotas con intención de hacerlas muy visuales, sabes?, cuando leo algo me gusta sentir el sabor del texto en la lengua, como si cuando lees comieras un pedacito de pan o sorbieras un poco de té... No me gusta confundir a la gente, pero me gusta hacer las cosas un poco menos literales y narrativas porque elimina la imaginación del lector, creo.