lunes, marzo 24, 2008

cada vez que escucha de su incómodo pasado, prefiere cambiar el tema.
en el 94 sintió que estaba acabado, su hijo lo odia, tiene pocos amigos. muy pocos.
le revitaliza el verde que rodea su casa, pero le deprime ver el resultado de su control del colesterol. finalmente hizo las paces con el gato más viejo de la casa, muchas tardes se sientan juntos a ver como se pone el sol, como dos viejos enemigos cuya rivalidad finaliza inevitablemente en compañía de contentillo, la comodidad de los años digo yo.

No hay comentarios.: