lunes, septiembre 24, 2007


Decías que hoy tenías un mal día de cabello, pero te veo muy peinada, aunque los zapatos rojos te hayan sacado las ampollas mas espantosas, aún sigues conservando esa pulcritud que te ha caracterizado siempre.
Una dama, en vestido negro botoncitos blancos, mangas de encaje y zapatos de charol de esos que se parecen a los que traen puestas las muñecas, el cabello era un nido de cuervos gris que se erguía alto y firme como ningún otro nido.
Tiene mi cara, tiene mi cuerpo pero esa no es mi expresión ni mi vestido, ni mi cabello.
-Yo no soy Pulcra.
-Claro, eres Jimena.
Y me pareció la cosa mas coherente de todo el mundo.

No hay comentarios.: