viernes, septiembre 21, 2007


Invirtió una mañana entera reprochandose a si misma el porqué había vendido su alma al diablo por un título europeo. El tiempo pasaba bien rápido, no solo le vendió su alma, también su juventud y de repente se encontro a si misma con miles de años encima, en las viejas instalaciones ochenteras y con todo el dolor de saberse siempre un extranjero, porque una vez que vives en otro lugar aquel lugar se queda dentro de ti y estes donde estes, siempre serás solo otro extranjero.

1 comentario:

..:: Shinji Ikari ::.. dijo...

¿Camus?

Suena bueno.

Saludos!
:D