lunes, octubre 02, 2006

el puro estilo malinchista

El centro siempre esta lleno de gente, los edificios son un poquito altos, cuando llegué me esperaba rascacielos al estilo Nueva York y me encontré con sorpresa rascacielos al estilo Guanajuato o el centro de México. Muchos aparadores por todas partes, la gente choca mucho porque llevan la vista atrapada… No quiero que atrapen a mi vista pero soy bien vulnerable a los colores y a las formas.
Me gusta mucho fotografiar aparadores, no se si te había contado… Son como muy gráficos, pequeñas vitrinitas de mundos alternos. Una vez iba pasando por una tienda de ropa y habían metido a una mujer guapa a bailar dentro del aparador, había muchísima gente viéndola desde afuera y me pareció que la gente la miraba más con horror que con otra cosa, porque al menos las prostitutas de aparador de Ámsterdam venden sexo abiertamente y están como protegidas por las tiendas que las administran, en este aparador también se vendía sexo de una forma bien velada y que insinúa pero nunca lo dice abiertamente… Esa necesidad que tiene el ser humano de completar las cosas y descifrar los mensajes a la mitad es lo que lo impulsa a seguir ese tipo de mensajes subliminales que no dicen nada claro. Gente que mira revistas, señores en la sala que viven obsesionados con poder tocar a esas mujeres que las revistas le han dicho que son las más bellas… Su esposa llega la próxima semana y ya que dice que las mexicanas somos tan feas, me da curiosidad saber cómo es ella.

2 comentarios:

Itachi dijo...

yo la verdad no se por que pero no me gustan esas cosas con tantos rodeos, no se si soy re puerco, directo, honesto o que... pero hasta en eso preferiria ver y no hacerme pendejo jajajaja

lovespitlove dijo...

Eres re puerco gracias a dios ajajajaja y por eso nos entendemos jiji... A mi ahora me desespera, pero admito haber caído en ese juego en algún momento de mi vida.